No hay momento del año en el que los pies sean los protagonistas absolutos del verano. Por eso, debemos extremar el cuidado de nuestros pies. No solo debemos pensar en la comodidad del calzado, sino que también debemos cuidar nuestros pies con los productos adecuados para lucirlos bonitos y cuidados. Esta es la clave para tener un estilo perfecto.

Cuida tus pies

Con el calor y la humedad los pies tienden a resecarse, especialmente en la planta y los talones. Para evitar ese problema de salud y estético, deberás hidratar tus pies con productos específicos, como mantecas y aceites secos, y, preferiblemente, antes de acostarte. También deberás usar una vez por semana la piedra pómez, un elemento fácil de usar que nos ayuda a limar las asperezas de manera óptima.

Ten mucho cuidado en las piscinas, ya que podrías contraer hongos. Una manera fácil de evitar este problema consiste en secar los pies completamente cada vez que te bañes, y sin descuidar la zona de la piel que está entre los dedos.

Lo peor que puedes hacer es utilizar zapatos de mala calidad, ya que generan sudor, y este es el mayor culpable de las grietas en los pies. En este caso, deberás recurrir a un podólogo para tratar de manera efectiva este problema.

Y no olvides nunca esta máxima: cuida tu higiene personal, y mucho más en verano.

Utiliza calzado de piel

Por eso, es fundamental utilizar zapatos resistentes y fabricados en piel. Para el verano recomendamos utilizar calzado abierto y transpirable, como por ejemplo las sandalias, y confeccionado en materiales no agresivos para la piel. En Puche disponemos de modelos de fabricacion propia y, lo mejor de todo: es un calzado hecho en España. Esta es la máxima garantía de calidad de nuestros productos, hechos con mimo y dedicación para que disfrutes de este verano sin preocupaciones y con el mayor confort posible.